GÉNERO Y FEMINISMOS

¿Dónde está Tehuel? ¿Dónde están las oportunidades para todes?

En el marco del día de les trabajadores, nos cuestionamos la situación laboral de la comunidad LGBTIQ+ en la Argentina tras el decreto del cupo laboral travesti – trans y la reciente desaparición de un joven trans que fue a buscar trabajo y no regresó a su casa. 


La comunidad LGBTIQ+ agrupa en sus siglas las iniciales de las palabras: lesbianas, gays, bisexuales, transgenero, intersex y queer, entre otras diversidades sexuales. 

Tehuel De la Torre, un joven trans de 22 años, desapareció el 11 de marzo cuando salió de su casa de San Vicente para dirigirse a una entrevista laboral por un puesto de mozo. A partir de ese día no se supo nada más sobre su paradero. Hoy, Tehuel lleva 51 días desaparecido. 

En la causa se encuentran imputadas dos personas: Luis Alberto Ramos de 37 años, quien le ofreció el trabajo, y Oscar Alfredo Montes, un chatarrero amigo de Ramos. Aunque se encontró una foto en la que se los veía junto a Tehuel, ambos se negaron a declarar.

El acceso al trabajo es una problemática actual en la Argentina. Pero existe mayor desigualdad, violencia y discriminación cuando la persona que solicita un empleo forma parte del colectivo LGBTIQ+. 

El acceso al trabajo registrado y no registrado es una complicación para la población trans, como así también la finalización de su educación. Las narrativas de experiencias propias de compeñeres del colectivo dejan a la luz la vulneración de derechos básicos como la educación, la salud y el trabajo. Todo esto, sumado a la falta de políticas públicas y de información y educación sexual integral con perspectiva de género, tanto en la sociedad como en las instituciones, arrastra a les compañeres a situaciones de marginalidad y violencia extrema. 

Según las cifras del INDEC el 80% de las personas trans y travestis trabajan en la informalidad, y 6 de cada 10 están vinculades a la prostitución o el trabajo sexual. Por lo tanto, la realidad de las compañeras trans por falta de oportunidades que tanto el estado como la sociedad no brinda es esta, convertida en su única oportunidad para subsistir. El caso de los hombres trans como Tehuel es similar. 

El 4 de septiembre de 2020 se decretó en nuestro país el cupo laboral travesti-trans en el sector público nacional, en el que se exige por ley que los cargos de personal deben ser ocupados en una proporción no inferior al (1%) por personas travestis, transexuales y transgenero, hayan o no efectuado el cambio de DNI. Debe garantizarse la no discriminacion de les trabajadores en este sentido y capacitar al personal para asegurar una efectiva inclusión en los puestos de trabajo. El requisito de terminalidad educativa no puede ser un obstáculo. Por eso, si las personas aspirantes no completaron su educación se permitirá su ingreso con la condición de cursar y finalizar sus estudios. 

Luego se creó el registro de personas travestis, transexuales y/o transgenero aspirantes a ingresar a trabajar en el Sector Público Nacional. Por el momento, no se tuvo información certera de estos números. Por lo tanto, sigue siendo una problemática irresuelta, que se suma a un contexto de pandemia y desigualdad. 


La realidad de por qué la comunidad muchas veces no finaliza sus estudios es evidente: 

  • Primero, la violencia institucional y burocrática respecto a temas de identidad y DNI, irregularidades que ahora son denunciadas en el INADI. 
  • Por otro lado, la violencia sistemática y burlas por parte de compeñeres de colegio que les obliga a abandonar sus estudios. 
  • Otra causa es que muchas de las personas que pertenecen al colectivo son echados de sus propias casas por sus familiares al no aceptar la diversidad sexual, lo que empuja muchas veces a les compañeres a la calle o a hoteles clandestinos, y a realizar trabajos mal pagos y trabajo sexual en el caso de mujeres trans. 
  • Por último, y no menos importante, la comunidad travesti-trans tiene un promedio de vida de 35 a 40 años. No solo por situaciones extremas de pobreza, sino también suicidios y crímenes de odio o travesticidios. 

Todo esto nos lleva a cuestionarnos la falta de políticas públicas por parte de nuestros gobiernos, el poco interés de las empresas respecto a la inclusión, la poca y casi nula implementación de ESI en las instituciones y en la sociedad, pero por sobre todo, la falta de una ESI con perspectiva de género

Si bien estas cuestiones se están comenzando a implementar en colegios, jardines, distintos sectores laborales y el mercado de trabajo, la realidad es que las políticas públicas son muy pocas y el acompañamiento social es escaso.  

Por eso, un gran “parche” a estas situaciones de violencia y ausencia estatal fueron por ejemplo los bachilleratos como el Bachillerato Popular Travesti-Trans Mocha Celis, que es la primera escuela secundaria gratuita fundada en el 2011 con el objetivo de promover la inclusión de personas trans-travestis en la educación formal, formando líderes que potencian el movimiento trans y promueven la integración en la fuerza laboral. Otro ejemplo es la escuela de la Organización 100% Diversidad y Derechos, con formación en activismo y derechos humanos.

La desaparición de Tehuel nos obliga a reflexionar como sociedad en nuestra relación con el otre, a cuestionar los privilegios, a cuestionar el rol del Estado y las políticas públicas que implementamos en nuestro país. Solo de esta forma podremos comprender la violencia sistemática y estructural que viven les compañeres del colectivo LGBTIQ+; interrogar las formas de los medios que consumimos y cómo moldean estereotipos que muchas veces culpabilizan a las víctimas; y comenzar a preguntarnos por qué muestran como única posibilidad de subsistencia para les compañeres la prostitución, la marginalización, y la pobreza.

Nos preguntamos en este contexto ¿dónde está tehuel? ¿Dónde están las oportunidades para todes? Celebramos el decreto, pero no es suficiente,  exigimos la Ley. En este día de les trabajadores no estamos todes, falta Tehuel. 

1 comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: