AMBIENTE GÉNERO

“Vivir en la tierra y producir es defender el territorio desde una lógica de diálogo con la naturaleza”

Campesina, militante de la tierra, feminista y cooperativista, Rosalía Pellegrini Holzman es una caminante de los senderos de la agroecología. Es la ex secretaria de Género de la UTT, también lideró el proyecto de fortalecimiento de la Red de Promotoras Comunitarias de Género para mejorar el acompañamiento a las mujeres productoras rurales víctimas de violencia, y hoy forma parte de la cooperativa “Asociación de Mujeres de la Tierra”. 

Fotos: Julieta Arévalo


Rosalía Pellegrini Holzman es una trabajadora de la tierra. En su perfil de Instagram se define a sí misma como militante del feminismo rural y campesino, productora de plantas medicinales y aromáticas, yuyera y politóloga. Formó parte de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) desde sus inicios, es una de sus fundadoras, pero hace poco se fue de ese espacio para organizar desde cero y colectivamente uno nuevo, donde confluyen emprendimientos protagonizados por mujeres. La nombraron “Asociación de Mujeres de la Tierra” y desde allí trabajan en la lucha contra las violencias, el diseño de políticas públicas para las mujeres y diversidades en el campo, discuten el acceso a la tierra, reclaman la soberanía alimentaria, denuncian y se organizan contra el modelo del agronegocio.

– ¿QUÉ SIGNIFICA PARA VOS TRABAJAR CON LA TIERRA?

– Trabajar la tierra es conectarme con esa niña que fui en algún momento. Mi mamá es de La Pampa, de origen campesino, muy humilde. Siempre hablábamos de las plantas, de los yuyos, para qué sirven, del jardín, de las flores, de la huerta; y trabajar la tierra también tiene que ver con eso, con sentirse parte de la naturaleza, sentir que convivís con ese territorio. Las que vivimos en el campo sabemos que empezamos a ser parte del ecosistema y de sus ciclos. Valoramos cada flor que crece, cada planta que enraiza. A su vez vivir en la tierra y producir es defender el territorio desde una lógica de diálogo con la naturaleza, de producción, de economía, de autonomía. Vivir en la tierra y trabajarla también significa plantarse contra ese modelo que dice que solo los varones resisten en el campo.


Pensemos una matriz de vida, de economía, de producción en armonía con la naturaleza, que genere laburo y acceso a la tierra desde la agroecología,

Rosalía Pellegrini Holzman.

– ¿CÓMO FUE TU PASO POR LA UTT Y CÓMO ESTÁS TRABAJANDO/ACTIVANDO AHORA?

– La UTT fue y es un proyecto muy importante en torno a plantear en Argentina la agenda campesina y de soberanía alimentaria como algo que no es estrictamente del campo sino que tiene mucho que ver con las discusiones sobre por qué pagamos tan cara la comida, qué pasa con el acceso a la tierra. Yo formé parte de la fundación de la UTT, a pasitos de donde vivo nació la primera asamblea, y hace poco, con bastante tristeza, decidí dejar la organización porque ya no acuerdo con ciertas prácticas de construcción que tienen más que ver con lógicas patriarcales, autoritarias, verticalistas, que están representadas no por toda la organización sino por una parte. Entiendo que vivimos en una sociedad en donde la práctica política está atravesada por el machismo, lo que planteamos con varias compañeras y compañeros no es algo que esté solo en la UTT sino que forma parte de una tradición política en Argentina, muy inserta en los partidos y movimientos sociales. Creemos que el esfuerzo de transformar eso es muy importante. Nosotras decidimos abrirnos porque llegamos a la conclusión de que es contradictorio con el feminismo rural, campesino y popular que queremos construir, pero entendiendo que nos podemos complementar con otras experiencias, otras organizaciones, incluida la UTT, desde un espacio de mujeres que llamamos “Asociación de Mujeres de la Tierra”.

– ¿QUÉ PODÉS CONTARNOS DE ESTA NUEVA ASOCIACIÓN?

Es un espacio en el que confluyen cooperativas y emprendimientos protagonizados por mujeres, que tienen eje en la agenda de cuidado, en la lucha contra las violencias, en pensar políticas públicas para las mujeres y diversidades en el campo, y claramente también en el empoderamiento y la autonomía económica de las mujeres en los territorios rurales, atravesados por una cultura machista patriarcal, porque muchas veces los medios de producción y posibilidades de acceso a políticas públicas están más focalizadas en los varones de las familias que en las mujeres. Decidimos dar este paso entendiendo que es una experiencia más de otras tantas, en el campo y la ciudad, por la construcción de proyectos en pos de la emancipación y el cambio social. Esta, como decía, es una herramienta, entre tantas otras, que tiene que confluir en su conjunto con el pueblo, con la sociedad, en donde pensemos una matriz de vida, de economía, de producción en armonía con la naturaleza, que genere laburo y acceso a la tierra desde la agroecología, y eso tiene que ser con todos y todas.

¿CUÁLES CREÉS QUE SON LOS PRINCIPALES DESAFÍOS PARA EL TRABAJO CAMPESINO?

– Me parece que el gran desafío es poder discutir lo que es necesario para poder vivir bien, recuperar esa noción del buen vivir que los pueblos originarios de América del Sur nos trajeron en estos últimos años. Si es necesario seguir siendo dependientes del modelo actual, discutir cómo los pueblos generamos autonomía para poder reconstuir otras formas de vida que generen riqueza y abundancia de forma real. Enfrentarse contra un monstruo, como el modelo del agronegocio, que crece cada vez más, de los commodities, que cada vez tienen más fuerza en nuestras regiones, y en el marco de la crisis económica se plantea como la gran solución para poder traer dólares a la Argentina, pagar una deuda ilegítima, y distribuir algo de las migajas que deja.

– ¿Y LOS DESAFÍOS PARA EL FEMINISMO RURAL?

– El desafío de los agricultores campesinos y de la agricultura familiar, y de los pequeños productores y productoras hoy tiene que ver con cómo convivir en el marco de un modelo hegemónico de producción que tiende cada vez más a tener el poder de las decisiones. Un poder que no tiene ni siquiera el Estado ni la clase política sino las corporaciones multinacionales y las grandes empresas que generan presión sobre los gobiernos. Presión que se descarga sobre los hombros de las familias de la agricultura familiar y campesina, y de los pequeños productores y productoras. Una carga de endeudamiento, de crisis económica, que recae sobre todo en los hombros de las mujeres rurales y campesinas, en la economía de subsistencia, de administración, de cuidado, toda esa economía que es valiosa pero que no tiene recursos, que no tiene ingresos económicos, es una economía no monetaria pero a su vez una economía fundamental cuando hay crisis. En ese sentido, es un gran desafío seguir sobreviviendo pero lo que es más desafiante es poder discutir cómo queremos comer, cómo queremos alimentarnos, cómo queremos que estos territorios rurales tengan acceso al agua, a la tierra, con biodiversidad, con suelos vivos, con microorganismos.

– ¿CUÁL CREÉS QUE ES EL APORTE/ROL DEL COOPERATIVISMO SOCIAL HOY?

– Hoy para nosotras el cooperativismo, el asociativismo es una herramienta fundamental. Creemos que hay que construir desde la autonomía económica y la capacidad de decisión de qué tipo de emprendimientos productivos queremos desarrollar, con quién nos queremos relacionar, cómo elegir democráticamente los roles que cada una va a tener. Me parece que hay que recuperar mucho de ese cooperativismo, ya que son importantes las enseñanzas que nos trae el para poder desarrollar autonomía en el territorio, vínculos locales, y a su vez tener un esquema formal de procesos claros de democratización. Creo que hay que tomar lo mejor de esas tradiciones para mejorarlo, pero reconociendo también la necesidad de contar con herramientas formales para poder organizarnos mejor.

¿QUÉ TIPO DE PRODUCCIONES FOMENTA LA ASOCIACIÓN DE MUJERES DE LA TIERRA?

– Hoy estamos fomentando la organización de cooperativas en base a emprendimientos como la producción de verduras agroecológicas, los productos fito medicinales y terapéuticos en base a plantas medicinales, los viveros de plantas ornamentales y nativas para desarrollar un plan de reforestación en Argentina. También el desarrollo de emprendimientos que tengan que ver con una gastronomía y producción de un alimento sano, seguro y soberano. Hay que generar fuentes de trabajo con ingresos dignos, claramente nadie puede vivir hoy con 20 mil pesos al mes, hay que reformular la política de los planes sociales pero en función de construir trabajo genuino. Por supuesto que nadie puede caer debajo de la línea de pobreza, no se puede permitir, los sectores populares tenemos que luchar por eso y al mismo tiempo plantear que la producción de alimentos, el cuidado y la reproducción de la biodiversidad, el acceso a la tierra y la comercialización de lo que podemos producir en esa tierra conquistada genera trabajo. Genera fuentes de trabajo, seguimos necesitando de la producción para vivir, de procesos productivos donde hombres y mujeres transformemos la materia para poder vestirnos y alimentarnos. Eso en Argentina puede generar trabajo y me parece que organizarnos de manera cooperativa es la clave.


Nota producida para la Revista Hecho en BS. AS. Empresa Social (Edición 264 – Septiembre 2022) por Rocío Tabares, redactora de Ambiente de Revista Minúscula.
Hecho en BS. AS. nació para ofrecer una oportunidad de inserción laboral a personas en situación de calle y sin trabajo, que a través de su venta y la autogestión obtienen un ingreso digno. Es una publicación independiente y apartidaria que difunde notas de interés general y actualidad, aborda temas sociales, arte y cultura brindando también un espacio para sus vendedores.
Desde Minúscula apoyamos el periodismo independiente y autogestivo y te invitamos leer la edición completa de Hecho en BS. AS., comunicate haciendo click acá.

Si te gustó el contenido que leíste nos podés ayudar a seguir produciendo periodismo de calidad.

Hacé click en el botón del Cafecito para colaborar.
Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: